los datos en redes sociales son basura

Sin analizar el contexto, tu bigdata puede ser basura

Comparte esta entrada
Share

 

Ya te puedo oír. ¡otro artículo sobre bigdata! No te preocupes. Este no va de análisis de datos, ni de KPI y esas cosas. Vamos a hablar un poco sobre cómo nos comportamos “de verdad” en la mayoría de las situaciones y el reflejo que esto tiene en los datos que muchas empresas recogen y analizan a través de las redes sociales, webs y apps.

¿Qué publicas sobre ti?


Los datos que haces públicos, en principio, son cada una de las fotografía que publicas en Instagram de esas vacaciones perfectas o esos momentos de felices con tus amigos, cada “me gusta” en Facebook, cada idea de tu blog, cada comentario o conversación que publicas o mantienes en Twitter, Snapchat, Youtube, Quora…Todo ello está influenciado por tu estado de ánimo, tus ideas políticas, tu situación familiar, laboral, emocional… y así, todos esos factores influyen en la imagen que transmites al mundo.

Por ejemplo: si le doy un “me gusta” a una noticia sobre un detenido por grabar un accidente de trafico mortal sin ayudar a las victimas y publicarlo en Facebook, no se sabe a simple vista si muestro mi apoyo al protagonista de la noticia, mi emoción por el accidente (no entremos a valorar lo que le gusta a cada cual…) , mi apoyo a la policía por su detención o mi consuelo a las familias de las victimas mortales del accidente. En este caso (y en casi todos) el contexto es crucial para entender el significado de mi “me gusta”. También es común opinar sobre algo que realmente no nos importa en realidad para aparentar ser más inteligente o usar idiomas que no hablamos (quien no ha usado el traductor de Google para salir de algún apuro o parecer que habla o entiende lo que realmente no domina).

En 2015, la fotógrafa Chompoo Baritone realizó un reportaje sobre la «cara b» de algunas fotografías y como,  la mayoría de veces los usuarios muestran aquello distinto que no tienen a diario mediante sencillas manipulaciones de su entorno cotidiano.

La mayoría de estos datos generados son falsos, mentiras. Sin embargo son los datos que declaramos porque las personas somos así. Nos mentimos unos a otros sobre un montón de cosas. El reconocido antropólogo cultural Genevieve Campana dijo que mentimos porque queremos contar mejores historias para proyectar mejores versiones de nosotros mismos. Es parte de nuestra constitución genética como animales políticos para ser aceptados y sobrevivir. Por desgracia, estas mentiras están siendo capturadas como datos. Estamos validando estas mentiras en nuestros bigdata cuando son pura basura.

Lo que nos lleva la intención y el comportamiento


Para llegar a la intención hay que seguir el rastro de la conducta a través de toda esa basura. El problema es que la intención no siempre es evidente. Hay que tejer una red mucho más amplia que la utilizada para recolectar esos datos declarados para poder extrapolar y cruzar referencias. Es aquí donde entra valor el contexto. Comenzamos a recolectar información adicional para alimentar nuestro bigdata.

La importancia del contexto


Finalmente tendrás que contrastar los datos declarados con los obtenidos del análisis de la intención y el comportamiento. En la mayoría de los casos, unos y otros serán como el fuego y el hielo. Pero si eres un vendedor, un responsable de marketing, un investigador o un responsable de estrategia, no puedes confiar tu decisión en lo que la gente dice de si misma. Ya sabes que casi siempre es mentira. Tienes que profundizar hasta conocer el contexto, sus hábitos, sus reacciones ante los estímulos externos, obtener la historia completa. Utiliza todas las herramientas analíticas a ti disposición. Solo así se puede confiar en los datos.

De los datos a las soluciones


Ha llegado el boom del bigdata. Todo el mundo habla del valor de los datos, cómo capturarlos, analizarlos y lo que pueden hacer con ellos. Pero lo importante no es debatir sobre “herramientas”, es ofrecer soluciones. Las empresas necesitan pasar de los debates a la acción. Se acabaron los generadores de datos y KPIs que solo hacen acumular trabajo. Pocas empresas pueden permitirse contratar a más especialistas. Lo que necesitan es ayuda, no que les señalen problemas y las abandonen. Por ello, Neuromobile te ofrece soluciones que permiten obtener una visión completa del comportamiento de los usuarios que visitan tu área comercial y de sus reacciones ante cualquier evento o campaña que les propongas, analizando de manera global múltiples factores más allá de contar visitas y reincidencias.

Analizamos el contexto, te acompañamos y convertimos todos esos los datos en oportunidades de negocio.

 

Fede Paredes
@fdeparedes

Basado en un articulo original publicado en digiday por Rudi Anggono, jefe de creativos de Google en Nueva York.

Comparte esta entrada
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *