La mutación digital del retail. Hablemos de personas.

Comparte esta entrada
Share

Desde hace algún tiempo, es casi imposible que pase un día sin escuchar que las tecnologías relacionadas con el análisis de datos (bigdata, business intelligence, Internet de las cosas #IoT o Internet del Todo #IdT)  están a punto de revolucionar los negocios. El volumen de datos que las empresas están acumulando, la velocidad y facilidad de computación, los millones de nuevos dispositivos que cada día se interconectan a la red y su variedad es una promesa de negocio tan suculenta como difícil dejar escapar para empresas de todas las categorías.

A todas luces, estas tecnologías parecen un arma del futuro dentro de una batalla que en la actualidad se disputa con palos y piedras. De hecho, son una nueva máquina de guerra y para la mayoría de ellas serán un elemento determinante para su supervivencia.

Por inercia, el debate se centra en los retos que supone para las empresas su adopción pero nosotros creemos que la mutación digital debe comenzar de dentro a fuera, desde las personas a la empresa. El gran tsunami de la verdadera transformación digital de las empresas, mucho menos obvio, pero infinitamente más importante, es el desafío para las personas que componen y rodean a toda la organización y que supone la adopción de esta nueva forma de ver el trabajo y los negocios.

El análisis masivo de datos (bigdata) presenta grandes retos a resolver y como suele ser el caso, comprender el aspecto tecnológico de estos sistemas es sólo una pequeña parte del puzzle al que nos enfrentamos cuando queremos adoptarlas. Solemos centrar nuestro objetivo en cómo solucionará la empresa los problemas cuando lo que debemos preguntarnos en primer lugar es si nosotros vamos a ser capaces de asumir el cambio.

Como directivos

Muchos de los líderes empresariales de hoy han sido formados para creer que el “liderazgo fuerte” significa reunir todos los hechos y datos relevantes, realizar un análisis exhaustivo e inteligente, tomar la mejor decisión posible y luego explotar al máximo ese análisis y la decisión tomada.

La medición de la decisión puede venir semanas o meses más tarde. Entonces y sólo entonces, puede haber alguna corrección del rumbo. En algunos casos es posible que ya sea demasiado tarde. Los directivos deben ejercer un liderazgo firme e inquebrantable, porque en el mundo corporativo de hoy, la ambigüedad y la plasticidad del pensamiento han sido a menudo vistas como un signo de debilidad.

El liderazgo en el entorno del digital requiere un estilo completamente diferente. El análisis de datos permite tomar decisiones ágiles y rápidas basadas en conjuntos en continua actualización, dejando atrás la era donde las empresas confiaban su rumbo a conjeturas basadas en datos desactualizados.

Es como navegar en un barco con GPS en comparación con un sextante antiguo y las estrellas. En esencia, el líder digital, en la nueva era del bigdata y del BI, no tiene como objetivo “acertar a la primera”, ahora debe intentar “fallar menos” en una sucesión de decisiones continuas en el tiempo.

Los mejores líderes del retail por lo tanto, ya no serán los que aspiran a ser los que intenten acertar con la mejor opción casi por intuición, sino aquellos que sean por naturaleza más curiosos y tengan la capacidad de hacer las mejores preguntas a sus datos. En otras palabras, en lugar de tener las respuestas correctas, los líderes digitales serán los que sepan plantear las preguntas adecuadas que impulsen a toda su organización. Esto requiere un replanteamiento fundamental de aprendizaje de lo que significa ser un líder.

¿Podrán muchas organizaciones (y sus dirigentes) hacer la transición?, ¿tendrán los socios adecuados para hacerla?

RR.HH.
Las empresas que se aventuran en el uso de grandes volúmenes de datos tendrán que preguntarse qué tipo de relación quieren tener con sus empleados. Para que cualquier cambio se pueda llevar a cabo con éxito dentro de una organización, hay que contar con la complicidad de las personas que la componen.
El bigdata podrá ayudarnos a todos los que usamos excel o un CRM cada día a mejorar nuestro rendimiento. Debe enfocarse como un herramienta intraempresarial transformadora que permita pasar a un siguiente nivel de gestión, obtener una visión más amplia de nuestro trabajo y ofrecer las respuestas que la organización necesita para afrontar las nuevos retos a los que se enfrenta.

Un nuevo enfoque con los clientes

Ya comienzan a aparecer algunos ejemplos de casos de éxito en el uso del bigdata en retail pero todavía no es común en este sector. De hecho, los estudios más grandes del análisis de datos tienden a encontrarse en otras áreas como la salud, el gobierno, la medicina y la educación. ¿Por qué? Debido a que en estas situaciones, los consumidores no tienen más remedio que compartir datos precisos y completos. Por contra, los clientes en sector retail no tienen esa obligación en la mayoría de las ocasiones. Con los sistemas tradicionales, los clientes aportan datos falsos o incompletos, las tarjetas de fidelización y cupones no aseguran la fidelidad necesaria. Mientras, se multiplican los sistemas y bases de datos, aumenta el volumen y la diversidad de estos y entre este caos, la interacción de muchos clientes con las empresas es casi nula, están inactivos o incluso han muerto, y en muchos casos, los minoristas no tienen conocimiento de todo ello. Por consiguiente, en estas situaciones, la mayor parte de los datos en el sistema de un minorista es basura … una gran basura.

Por desgracia, hablamos de cantidad, no de calidad del dato.

La única manera que tienen los minoristas para recoger datos de calidad es persuadir a los clientes a compartirlos voluntariamente e incluso con alegría. Esto requiere dos cosas: confianza implícita por parte del consumidor y un intercambio de valor entre la empresa y el cliente. Si los datos son, como algunos dicen, una nueva moneda, ¿qué recibe el cliente cuando gastan su moneda “datos” con usted?, ¿más publicidad o una mejor experiencia de compra?, ¿más correo basura o comunicaciones más relevantes y personales? Es una cuestión fundamental que toda empresa con un sistema tradicional tiene que resolver para afrontar con éxito la transformación hacia una plena implantación de una cultura digital donde el bigdata y la inteligencia de negocio
Dudas BigDataimpregne toda la organización.

Medir ya no es un reto. La nueva frontera es

analizar, interpretar y lograr que las personas utilicen

los datos que acumulamos para obtener mayores beneficios.

La confianza de los clientes representará una ventaja competitiva tan grande como un producto fabuloso o servicio destacado, tal vez mayor. Así que puede ser un buen momento para revisar nuestra política de privacidad y dejar de avergonzarnos de ella. Sacarla de donde se encuentra actualmente, escondida en un enlace a pie de web y ponerla en un lugar destacado. Convertirla en un activo.

Qué nos espera?

En los próximos años las empresas minoristas van a soportar una avalancha de nuevos proyectos y sistemas para incorporar bigdata, inteligencia de negocio, nuevos sistemas de análisis, predicción y computación.

El primer paso para que una empresa de un salto al frente y se sitúe como líder de su sector, es que su personal comprenda y asuma el verdadero potencial de la digitalización en todo el proceso de negocio y reconozca que no es solo una solución técnica sino más bien un desafío humano integral.

Neuromobile ofrece soluciones innovadoras adaptadas a las necesidades de cada organización aplicando tecnologías en constante evolución tanto en retail como en gran distribución.

Por eso es esencial encontrar los partners adecuados para realizar este apasionante viaje. Estaremos encantados de acompañarle.

Fede Paredes (@fdeparedes)

Comparte esta entrada
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *